Al Aparato Reproductor Femenino lo constituyen varios órganos, y todos se ubican dentro del abdomen, a nivel de la pelvis inferior.

Dichos órganos son la vagina, el útero, las trompas de Falopio y los ovarios.

Cada una de estas estructuras cumple una función específica para que la reproducción natural de la especie humana sea posible.

La vagina es el órgano que permite el primer contacto entre el aparato reproductor masculino y femenino.
El útero se localiza en el centro de la cavidad pelviana y está compuesto por dos segmentos: el cuello y el cuerpo.
El cuello del útero debe facilitar el pasaje de los espermatozoides desde la vagina al cuerpo del útero.
El cuerpo uterino es el único órgano capacitado para alojar un embarazo hasta el término de la gestación. Esto es posible ya que posee una capa interna glandular-vascular llamada endometrio (donde se produce la implantación) y una capa externa compuesta por tejido muscular elástico capaz de estirarse lo necesario en el transcurso de un embarazo.

Las trompas de Falopio son dos estructuras tubulares muy delgadas, ubicadas a ambos lados del útero. Su rol en la reproducción es fundamental debido a que solo en este sector del aparato reproductor femenino se produce la fecundación (el encuentro entre el óvulo y el espermatozoide). Los ovarios son dos pequeños órganos (2 a 3 cm de diámetro) encargados de responder a órdenes hormonales para producir las células germinales de la mujer: óvulos-ovocitos.

Desde que el feto femenino se encuentra en el útero de su madre, sus ovarios producen todos los óvulos que la acompañaran durante toda la vida extrauterina.

Hasta la semana 20 (5to. mes de de gestación) la producción de óvulos es máxima, luego comienza a disminuir el número de óvulos-folículos, hecho que se prolonga durante toda la vida hasta que se produce la menopáusia. Es decir, la mujer permanentemente pierde folículos-óvulos. Inclusive, nace habiendo perdido óvulos.
Los óvulos se encuentran contenidos en un quiste que contiene líquido en su interior, llamado folículo. Cada folículo contiene solo un óvulo.Estos óvulos serán inmaduros desde el nacimiento y comenzarán a madurar a partir de las primeras menstruaciones, al llegar a la pubertad.

Las menstruaciones se producen periódicamente al llegar a la pubertad, produciéndose un proceso llamado ciclo menstrual. Al principio del ciclo menstrual, desde la hipófisis (una glándula ubicada debajo del cerebro), libera dos hormonas que actúan sobre los ovarios: FSH y LH. La FSH se encarga de estimular el crecimiento y desarrollo de los folículos en la primera parte del ciclo menstrual. Este proceso se acompaña de un aumento de la secreción de estrógenos en el ovario; esta es la fase folicular o estrogénica. Varios folículos comenzarán a prepararse durante esta etapa, pero solo uno, el folículo dominante, alcanzará el tamaño adecuado para producir la ovulación, fase ovulatoria. La ovulación es el proceso mediante el cual el folículo dominante rompe sus paredes y permite la liberación de un óvulo maduro. Este hecho es producto de la acción de la LH. A partir de este momento, en el ovario quedará la “cicatriz de la ovulación” o cuerpo lúteo, encargado de producir otra hormona llamada progesterona; esta es la fase progestacional o luteínica. El proceso hormonal que ocurre en la hipófisis y en el ovario cíclicamente, se refleja en el endometrio. Al principio del ciclo menstrual el endometrio es delgado, debido a que se elimina en forma de menstruación. A mediados del ciclo, el endometrio se engrosa, con el propósito de poder brindar una adecuada capa glándulo-vascular para la anidación o implantación de un embrión. Finalmente vuelve a cambiar sus características por acción de la progesterona.

Todos los meses ocurre este proceso cíclico-ciclo menstrual, en el aparato reproductor femenino. Todos los meses los órganos reproductivos de la mujer se preparan para dar origen a un embarazo.

Si el embarazo no ocurre en ese periodo, la producción de todas las hormonas disminuirá y este hecho provocará que el endometrio se “descame” en forma de menstruación para reiniciar un nuevo ciclo.



Coberturas