El PICSI es una técnica que permite preseleccionar el espermatozoide a utilizar en un ICSI.

Se recomienda realizar PICSI en aquellos pacientes que:

  1. repiten un tratamiento de ICSI y que han presentado baja calidad de embriones en tratamientos previos.
  2. presenten antecedentes de abortos a repetición.
  3. hayan realizado un estudio de fragmentación de ADN espermático (Halosperm-Caspasa-Tunel-Columnas de anexina)

Se realiza en el laboratorio de Reproducción Asistida el mismo día que se efectúa el procedimiento de ICSI. Se requiere que el hombre entregue una muestra de semen en el laboratorio en las mismas condiciones que para un ICSI. Los espermatozoides obtenidos serán colocados en una placa especialmente para realizar PICSI. La placa contiene pequeñas gotas de material sintético con similares características a la zona pellúcida. Las gametas masculinas maduras que no presentan fragmentación en su ADN serán capaces de adherirse a la zona pellúcida sintética. Los espermatozoides que cumplan éste proceso, y queden “pegados” a la placa de PICSI, serán seleccionados, recuperados cuidadosamente por el biólogo y utilizados para inyectar en el citoplasma del óvulo (ICSI): PICSI




Coberturas